garabatos añejos mezclándose con garabatos nuevos, un domingo en el que sí me acuerdo

los4acuerdosindaloEl domingo por la mañana nos despertamos, eso es arte, donde nos dormimos la noche anterior. Que no donde pensábamos dormir. Eso es realidad. Si mi plan era avanzar y adentrar la expedición en el Cabo de Gata, todo parecía indicar que no iba a ser ese el ritmo. En la vida, tanto profesional como personal, muchas veces, demasiadas, vamos con una marcha de más. Vamos en quinta en vez de ir en cuarta o en tercera. Parte de los problemas que vivimos están ahí. No reconocemos los ritmos de la vida. Qué se puede hacer sin forzar el tren y qué se puede llegar a hacer a consta de apretar a la máquina y a las personas. En el mundo físico de las empresas existen departamentos de mantenimiento e ingeniería que reparan máquinas rotas. Por desgracia, las personas rotas, no se reparan igual. Ni tienen el mismo coste de sustitución.
Nos levantamos con el ritmo del domingo, vemos levantar el sol, tomamos un trozo de sandía, nos desperezamos, no sé si nos bañamos o no, creo que no, y recogemos tienda y cosas, sin prisa pero sin pausa, con dirección a Aguarmarga.

Para mí la noche en la Cala de los Muertos iba a ser (eso pensaba yo de antemano) una experiencia magnífica. Me acordaba de una de las noches más bonitas de mi vida, en mi anterior vida de naúfrago, en el proceso del desierto dos años antes. Una noche, en la que después de pasar a visitar a Jose, padre del colegio, que suele pasar los veranos en Aguamarga, tras despedirme con ese gesto de “Mikel, ¿seguro que no te quieres quedar a dormir con nosotros?”, disfruté de la mejor luna llena que puedes ver. Una luna reflejada en el agua, como un plato, frente a mí. Salí de la tienda y no me reprimí. Me bañé como Dios me trajo al mundo en medio de ese resplandor. Al nadar, de vuelta a la orilla, me sorprendió un molino de luces dentro del agua. Los peces, al palear con los brazos, reflejando la luz de la luna llena, bailaban contentos conmigo este acto de celebración de la vida.
Así lo recordaba y así lo esperaba vivir de nuevo en mi tercer año después de. Y mira que no fue así. La segunda noche, en una playa desconocida, sin padre ni madre ni mayor ceremonial, fue mucho más apacible, tranquila y a gusto que la primera. Tal vez fue la sensación maravillosa de estar totalmente solos en kilómetros a la redonda (con una carretera nacional que pasaba a escasos 20 metros de nuestra cabeza), en vez de estar acompañados por una docena de personas en una cala a 3 kilómetros de la nacional y 10 del pueblo más cercado. Contrastes que trae la vida y que refuerzan nuestras expectativas.

La rutina creo que la conoces. Desayunamos en … el Santero, desayuno completo con café con leche y tostada, de mantequilla Silvia, de tomate yo. Nos levantamos y un poco de tumboning al sol.

Para entonces, me animo a abrir mi cuaderno vacío. Y descubro con estupor que ya no lo está, desde mis últimos apuntes en el año 2002, hace ya la friolera de 11 años. Unos apuntes de un libro de liderazgo, escrito por Juan Mateo, y Jorge Valdano, sirven para iniciarlo. Unos apuntes del libro de trabajo de los cuatro acuerdos le siguen. Compruebo una teoría personal. Leemos muchos libros, pero actuamos pocos. Integramos pocos. Vivimos pocos. Leemos, generalmente decimos ajá, pero no hacemos mucho más. Es por eso que una persona que empieza a leer libros de autoayuda se puede pasar la vida entera leyéndolos. Los mismos y nuevos. Dice ajá, y sigue leyendo, para volver a decir ajá.

Tengo la teoría de que nos iría mejor si fuésemos hombres y mujeres de un solo libro. O de dos o tres. Porque no hace falta mucho más, si los aplicamos bien. A mí me ha gustado mucho y creo que me gustará hasta la muerte “Los cuatro acuerdos”, de Miguel Ruiz, un tratado de sabiduría tolteca, que curiosamente, se basa en cuatro acuerdos. Para qué lo vas a hacer más largo (listas de 7, de 10, de 23, de las cuales no te vas a acordar nunca), si con cuatro es suficiente. Yo me peleo con las listas mucho. Siempre me olvido de uno. Si la lista es de cuatro me acuerdo de tres y uno queda colgando. Muy curioso. Voy a intentarlo:

  • Sé impecable con tus palabras,
  • No te tomes las cosas personalmente,
  • No hagas suposiciones
  • Haz siempre lo máximo que puedas,

Magia, esto es magia, acabo de romper una construcción mental negativa, una profecía que se autocumple sistemáticamente. Será cuestión de no creerse tampoco las cosas feas que uno mismo se dice de vez en cuando. Reformulo: me puedo acordar de vez en cuando de listas completas. Jajajá.
Como te decía, mi cuaderno no está vacío, y releo apuntes de 11 años, un ejercicio muy interesante: ¿cómo era yo hace 11 años?, ¿qué hacía?, ¿qué pensaba? Aunque sólo sea por la idea de que algún día tal vez seamos viejos y nos sobre tiempo, creo que es muy interesante tener un diario. Porque recordar, es volver a vivir.
Releo los apuntes de liderazgo, y aunque coincido mayormente con los comentarios de los autores, me planteo el ejercicio de encontrar textos con los que no estoy de acuerdo, no comparto y no hago míos.

Por ejemplo:
¿Cuál sería la cualidad imprescindible de un buen directivo?
Ser un gran negociador. Todo líder dedica una buena parte de su tiempo a solucionar conflictos y todos sabemos que la negociación es la mejor herramienta para resolver conflictos.
Señores, disiento profundamente.
Y sigo disintiendo de la siguiente afirmación a modo de apunte.
Un buen terapeuta es desconfiado y perseverante en las comprobaciones.
Vuelvo a disentir profundamente, sí señoras (y señores, no se me vayan a enfadar).
Qué hacer:
Encontrar un terreno que permita un vínculo común.
Crear en el otro la sensación de que es entendido.

Horror, qué horror, cómo suena esto a manipulación… Si te paras a pensarlo, hay muchas cosas que lees que te deben horrorizar.

Si soy sincero, me pasa lo mismo cuando leo la bibliografía al uso sobre la dirección por objetivos:
Todo se puede medir,
– Lo que no se puede medir no existe,
– Aquello que medimos, mejora por el simple hecho de medirlo.
Puritas mentiras.

Yo a la fecha creo que lo más importante no se puede medir, y sin embargo existe. Hay muchas cosas que mejoran al empezar a ser medidas, porque alguien le pone interés, y alguien busca salir bien en la foto. Como consecuencia, hace algo. O mejora los productos, procesos, o otra opción: miente.

Si soy sincero, creo más en la imagen de las frase de Mandela, “Yo no tenía una creencia específica, excepto que nuestra causa era justa, era muy fuerte y que estaba ganando cada vez más y más apoyo”, o “mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades”, con su idea de dirección, de sentido, que en la teoría de los objetivos que tanto nos oprime.
“no me explique por qué, ¿va a cumplir con los objetivos?, ¿sí o sí?”, un desastre.

Silvia me pregunta si les cuento esas cosas a mis clientes, y se ríe, como diciendo: “No es por ahí, Mikel, hazte la vida fácil”.
En el cuaderno de viaje, escribimos con retraso el primer apunte, del viaje de venida,

Agradecimiento materno filial.
Sí me dio, gracias,
No me dio, y me obligó a desarrollar, gracias.
3 características positivas de mi padre y de mi madre. De preferencia que yo también tengo.

Y el segundo como consecuencia de la conversación sobre objetivos, expectativas y frustración.
Frustración.
Deseo diferente de realidad (choque entre).
Sin expectativas no hay frustración.
Explicar:
Ilusión, deseo y expectativa.
¿En qué ámbitos de tu vida eres capaz de actuar sin expectativas? ¿En cuáles no?
Me hago la vida fácil, termino el apunte y nos levantamos. Es domingo. Seguro que tampoco te imaginas dónde comemos. Si te sirve de ayuda, Chucho nos espera.
los4acuerdosindalo2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s